Menú Cerrar

¿Tengo que desinfectar la compra al llegar a casa?

Lejía_spray_y_cepillo

Debido a la pandemia que está sufriendo el mundo entero, además de habernos visto a cambiar nuestros hábitos de vida y de socialización, también nos ha entrado a todos un miedo y unas precauciones que no teníamos hasta ahora. Lavarnos las manos hasta rozar lo obsesivo, tener miedo a tocarnos la cara como si nos fuéramos a quemar, mantener una distancia social con la gente con la que hablamos, no dar besos ni abrazos, limpiar la suela del calzado al llegar a casa…. está claro que la vida nos ha cambiado mucho en este último mes y medio, y lo que nos queda por venir. Esperemos que pronto descubran la vacuna, y esta maldita “nueva normalidad” de la que tanto hablan pueda volver a ser la normalidad de toda la vida, a la que estamos acostumbrados.

Pero mientras esto no pase, no nos queda otra que tomar una serie de medidas para evitar, en lo posible, contagiarnos ni contagiar a nuestros seres queridos de esta maldita plaga que nos está asolando. Ahora, por suerte, ya no es la misma situación que al comienzo de la emergencia, con el sistema sanitario totalmente saturado y a punto de colapsar. Sin embargo, todo lo que se pueda ayudar siempre será bienvenido, y un contagiado menos es una persona más que está sana y puede ayudar a revertir esta tediosa situación.

Una de esas medidas que casi todos hemos adoptado es la de limpiar la compra (toda: comida, envases, y las propias bolsas) al llegar a casa. Cada uno tiene su método, los hay que utilizan alcohol, hay quien prefiere utilizar la lejía, y algunos hasta usan amoníaco o aguarrás. Hoy te voy a arrojar algo más de luz sobre este tema, si es necesario o no hacerlo, con qué productos de limpieza es mejor hacerlo, y también el método y cómo desinfectar de la mejor manera posible. Continúa leyendo si te interesa el tema, te aseguro que vas a ahorrar mucho tiempo manteniendo las medidas de prevención igual o mejor que estás haciendo hasta ahora.

Lejía, spray y cepillo
Lejía, spray y cepillo

Al llegar a casa: ¿cómo tengo que hacer?

Lo principal cuando llegas a casa cargado con un montón de bolsas es tener muy bien delimitado el sitio donde las vas a dejar, para luego limpiarlo también. Tienes que intentar dejar todas las bolsas juntas, y en un lugar concreto, y sin que toque en muebles o en ninguna pared. A partir de ahí, lo suyo será comenzar con el ritual de limpieza nuestro, del calzado y con el lavado de manos. Tampoco estará de más el sacarse la ropa con la que hemos ido a comprar, y echarla para lavar, o por lo menos apartarla de todo el resto de la ropa que utilicemos habitualmente en casa. Una vez hecho esto, que vale tanto para cuando volvemos de comprar, como para cuando lo hacemos de cualquier otra actividad que implique salir a la calle, podemos ponernos ya a limpiar toda nuestra compra, y a dejarla en condiciones seguras y sanitariamente limpia.

Máscara Facial de Polipropileno de 3 capas (50 uds)
Máscara Facial de Polipropileno de 3 capas (50 uds)
Mascarilla Quirúrgica Tipo I CE (paquete 50 uds)
Mascarilla Quirúrgica Tipo I CE (paquete 50 uds)
Mascarillas Higiénicas Desechables 3 capas (50 uds)
Mascarillas Higiénicas Desechables 3 capas (50 uds)

Lo primero y más importante es separar todas las bolsas del resto de los productos. Con las bolsas, sobre todo si son de estas reutilizables (las que deberías estar utilizando desde hace tiempo) puedes usar algún producto más fuerte, como alcohol, o algún desinfectante con lejía algo más concentrado. Además, las bolsas las solemos apoyar en el suelo, dejarlas contra una pared para que no se caigan, posarlas en el ascensor para poder marcar bien nuestro piso, etc…. así que se ven expuestas a mucha más contaminación que el resto de la compra. Yo, una vez tengo toda la compra fuera de las bolsas, y en un lugar bien delimitado, como ya dije, me llevo éstas al balcón, a la terraza o a la bañera, y les doy con un dosificador tipo limpia cristales, que ya tengo hecho, y suele estar lleno de alguna mezcla de alcohol. Esto lo hago por toda la superficie de la bolsa, tanto interior como exterior. Luego las dejo secar un día o dos, o hasta que las tenga que volver a utilizar.

Lejía
Lejía

Ya tengo las bolsas limpias, ¿qué hago con los productos de la compra?

Ya nos podemos olvidar de las bolsas, ya están. Hemos sacado todo de dentro, y lo tenemos en un lugar delimitado de nuestra casa o de nuestra cocina. Yo lo suelo poner en un trozo de la encimera, que luego también tocará limpiar y desinfectar bien.

En este punto me gusta distinguir todas las cosas que traigo del super en varios apartados, que se pueden resumir en dos: lo que está herméticamente cerrado, y lo que no. Es decir, toda clase de productos de limpieza, botellas de agua, leche o zumos, carnes o verduras envueltas en film, latas de conservas, etc… estaría en la categoría de lo que está en un cierre hermético. Frutas o todo lo que se compra a granel, verduras en sus rejillas, etc… serían parte de la segunda categoría, la que más nos va a dar la lata.

Con todo lo que está herméticamente cerrado puesto junto, lo siguiente es aplicar un espray desinfectante sin mucho cuidado, tanto de como lo apliquemos (siempre que actuemos por todos lados, es decir, sin cuidado en si nos pasamos), como de qué producto se trate (siempre que sea uno de los desinfectantes que menciono más adelante en el artículo). Una vez todo bien húmedo con la solución que le hayamos aplicado, pasamos un trapito artículo por artículo, y lo vamos depositando en otra superficie que tengamos la constancia de que está limpia y desinfectada previamente. Cuando tengamos en esta zona limpia todos los artículos de la compra (de los herméticos, recuerda), ya podremos guardarlos en su sitio, sea en la nevera o en la lacena.

Con la parte de la compra que no está herméticamente cerrada llegamos al tema más polémico, y yo os voy a contar como lo llevo haciendo estos dos meses. No he tenido ninguna intoxicación alimentaria, y lo hago así con todo lo que como, así que es un método que funciona para mí. Si no lo ves claro, continúa mirando y escoge tu propia forma de limpiar tus alimentos.

Yo toda esta clase de alimentos los saco de sus envases (sea las típicas rejillas o las bolsas) y los pongo todos de manera individual sobre una superficie. Realmente la mecánica es muy parecida a la de los productos que vienen herméticos, solo que aquí hay que tener muy en cuenta el desinfectante utilizado. Yo los rocío todos por encima con una mezcla de lejía y agua, nunca mayor del 5% en lejía. Luego los seco con otro trapo limpio, y los guardo. Lo que sí tengo en cuenta, siempre, antes de consumir cualquier cosa, es lavarlo abundantemente con agua previo a utilizarlo. Así, si le había quedado cualquier resto del desinfectante utilizado, me aseguro de eliminárselo.

Alcohol
Alcohol

¿Qué producto desinfectante utilizar?

Con la escasez de algunos productos que llegó a haber en ciertos momentos del encierro al que este maldito virus nos obligó, hubo que tirar de ingenio para sacar productos con los que limpiar nuestra compra, y desinfectarla al mismo tiempo.

En mi caso particular, aproveché viejos esprays de limpia cristales vacíos que tenía por casa para hacer mis mezclas, y así fui probando diferentes soluciones. Os voy a contar aquí las que mejor me funcionaron, y que creo que hoy en día son fáciles de encontrar en supermercados.

Para todo lo que no tenga un contacto directo con los alimentos (bolsas, envases, alimentos que vienen herméticos, etc…), así como para las suelas de los zapatos, las llaves, la cartera, el móvil, y todo lo que toco mientras estoy fuera de casa, utilizo una mezcla de alcohol y agua. En este caso, las proporciones de la mezcla las pones tu, dependiendo del alcohol al que tengas acceso en ese momento. También te pueden valer cualquier clase de productos de limpieza que sean desinfectantes (hay una marca comercial que estuvo varios días agotada, seguro que sabes de cual te hablo…). Por supuesto, si quieres utilizar la mezcla de lejía con agua también te valdrá. Solo tienes que tener en cuenta que no te salpique en ropa ni alfombras, ya que inmediatamente las decolorará.

Y como ya he dicho, en toda clase de frutas y verduras utilizo una mezcla de lejía (no más del 5%) y agua, que espolvoreo en una finísima capa. Luego paso un trapo limpio para sacar el exceso, y antes de consumir, lavo muy bien con agua dicho alimento. Como ya te he comentado, así llevo dos meses, y ningún problema.

Todos esos inventos que se escucha por ahí de utilizar aguarrás, agua fuerte, o cosas peores no sirven para nada. No está probado ni demostrado que maten al virus, y sí que nos pueden provocar dolencias bastante graves que es lo último que necesitamos ahora mismo (ni nunca, pero ahora menos todavía). Los dos productos que os menciono arriba son suficientes para limpiar todas nuestras cosas, compra incluida. Y para nosotros, para nuestras manos, simplemente lavarlas con frecuencia con jabón de toda la vida, y tratar de tocar la cara lo menos posible (fuera de casa está prohibido tocarse la cara, bajo ningún concepto). Hay que tener en cuenta que el virus entra en nuestro cuerpo por los orificios y las mucocas de la cara (boca, nariz y ojos), así que si contaminamos nuestras manos con lo que sea, y luego nos tocamos los ojos…. mal asunto.

Publicado en Tips variados